Esta colección es una nueva versión del más antiguo de todos los estilos, el clásico. Su vertiente más actual, la convierte en un Neoclásico en constante renovación.

Esta tendencia sigue evolucionado hacia ambientes un tanto más ligeros, dejando atrás, la pesadez de las telas y las maderas nobles.

Sin embargo la tendencia, no deja de valorar la distinción que aportan los brillos del silver plated, los transparencias y los cristales en matrimonio perfecto con la pureza del blanco y la elegancia de bases grises.

Candelabros y chandeliers, esbeltas lámparas de mesa, relojes de pared y cuadros de divas del cine americano, entonan el  ambiente de la colección con un glamour sencillo, pero al tiempo exquisito.

Mobiliario de líneas más sencillas de esencia conservadora, se combina con telas de gran calidad de preferencia lisas o con estampados sutiles de colores suaves o sobrios que apenas destaquen.

Mezcla piezas más modernas a través de su diseño o por su material de acabado, como el contraste entre un sofá o sillas en capitoné junto a mesas de cristal y brillante metal.