Esta colección se inspira en el estilo bohemio con aires autóctonos, pero refinado. Prueba de

ello es la utilización de muchas texturas de fibras naturales como la rafia y el mimbre, elementos eco que son valorados por el consu

midor aventurero de Boheme.

Sus tonos son suaves y apacibles como el crema, marrón claro, el blanco y complementos en dorado y negro que brindan personalidad a la línea sin relevarla de su frescor y sin restarle claridad.

Los detalles decorativos que más se utilizan en esta colección son los cojines, alfombras, cestas tejidas de diferentes tamaños y de múltiples usos, tanto organizacional como decorativo; candeleros, esculturas, muebles de acento hasta juegos de baño.