Más allá del estilo y la decoración, las alfombras cumplen funciones muy importantes en el hogar: protegen el piso, delimitan espacios y nos transmiten una sensación de bienestar y comodidad.

Cuando se trata de elegir una alfombra de área existen muchas texturas, colores, tamaños, formas y precios que nos hacen dudar, ¿cuál es la opción ideal? Para facilitar esta decisión dejamos una guía con elementos clave para que sepas cómo elegir alfombras para salas.

En el mercado hay muchos tipos, desde tapices persas con estampados espectaculares hechos a mano, hasta pequeñas piezas sintéticas muy útiles en algunas ocasiones. La elección irá también muy de la mano a tu presupuesto en el momento en el que decidas comprar alfombras para tu hogar. Estos son los puntos clave que debes analizar previamente:

Determinar el tamaño de alfombra adecuado
Este es uno de los pasos más importantes. Lo primero que debes hacer antes de elegir alfombras para salas es tomar las medidas del área en la que deseas colocar tu soñada pieza. Por ejemplo, si quieres comprar una alfombra, mide el espacio en el que se ubican el sofá principal, la mesa de centro y los demás muebles que componen este lugar.

Para un toque más elegante y sofisticado deberías optar por una alfombra que ocupe suficiente espacio: de modo de que las patas de todos los muebles se ubiquen cómodamente sobre ella.

Es decir, que el sofá, la mesita y las butacas estén sobre la alfombra y que sobren al menos unos 15 de centímetros entre la base del mueble y el borde de la alfombra. Lo ideal es que se extienda unos 25 centímetros más, así se verá con mejor estilo y se evitará una apariencia desacomodada en caso de que se muevan un poco algunos de los muebles.

Este tipo de alfombra es ideal ya que transmite comodidad e invita a todos los que estén sentados a formar parte de la conversación y a sentirse bienvenidos. Sin embargo, esta suele ser la opción más costosa y solo para espacios amplios: la alfombra también debe estar a una distancia prudente de la pared, entre 20 y 30 centímetros como mínimo. Si quieres comprar alfombras que se adapten a un presupuesto más reducido, otra opción es comprar una talla más pequeña.

Como segunda alternativa, puedes considerar una alfombra de menor tamaño, que solo soporte la mesa de centro y las patas delanteras de los muebles.

Y, si tu presupuesto es más bajo, puedes considerar solo la mesa de centro. De igual modo, todas las patas de la mesita deben ubicarse cómodamente sobre ella y el resto de los muebles en el piso.

Formas de alfombras para salas

Por lo general la forma clásica es rectangular. Se adapta a la perfección ya que las habitaciones y la distribución de los cuartos de las casas suelen ser rectangulares o cuadradas. Si quieres mantener un estilo clásico, considera esta forma que no pasará de moda ni desencajará con la decoración y la estructura del hogar.

Las alfombras circulares no son tan comunes en las salas, pero también se pueden usar. Funcionan muy bien en comedores de esta misma forma —siempre y cuando sean más grandes y permitan el desplazamiento de las sillas sin trabarse—. También quedan muy bonitas en esquinas con butacas para lectura o rincones con mesas pequeñas.

Los más atrevidos siempre podrán elegir alfombras para salas de formas irregulares. Estos estilos más extravagantes, como las alfombras de cuero con trazos desiguales, suelen verse bien en el centro de salas amplias. Por lo general, acompañan un estilo campestre o rústico acorde con el resto de la decoración de la sala, aunque ahora también se incorporan para hacer contraste con estilos modernos.

Existen también otro tipo de formas que le darán un toque más original a la decoración. Debes considerar siempre las proporciones y, en caso de que la forma sea un tanto artística, ubicarla en espacios desde donde se permita apreciar su particularidad y que a la vez cumpla una función.

Color y estampado al elegir alfombras para salas

Las alfombras pueden mejorar la apariencia de un espacio y el color tiene mucho que ver con esto. Debes ser muy cuidadosa al elegir alfombras para salas, porque también pueden afectar negativamente si no se seleccionan correctamente.

Por ejemplo, las alfombras unicolores son las más recomendables cuando ya existen otros elementos de tonos atractivos en la sala, como cojines estampados, cortinas de tonos fuertes, cuadros o incluso la tela del sofá principal. Si se coloca una alfombra con figuras tribales, animal print o recuadros de muchos colores, la sala se puede ver recargada. Un solo color resulta muy armonioso y, además, para algunas personas, es una buena tendencia minimalista y moderna.

Por otro lado, hay tonos fuertes y atractivos en alfombras que pueden dar vida a tu hogar y son el toque perfecto para un cambio de apariencia. Funcionan como elementos complementarios que añaden buen estilo y originalidad a tu casa.

Algunas incluso tienen una forma original y colores fantásticos que la convierten en una obra de arte en sí.

Cuando se trata de estampados, lo ideal es que vaya con el estilo de la decoración. Si es un ambiente bohemio está bien combinar estampados con tonos coloridos, por ejemplo:

Otra idea atractiva que está muy de moda es combinar dos alfombras diferentes para crear un espacio original. Puede ser una unicolor y otra estampada, dos estampadas, de texturas distintas o cualquier otro look chic acorde con tu decoración.

Así que antes de comprar alfombras

, recuerda que debes considerar muy bien la forma, el color y el tamaño. Que también es importante que el estilo vaya acorde con la decoración de tu sala y que tomar medidas es esencial para que apliques las técnicas correctas del buen estilo.

Esperamos que ya tengas una buena referencia sobre cómo elegir alfombras para sala. ¡Usa también tu creatividad e imaginación! ¿Quieres más sugerencias para mejorar la apariencia de tu hogar?

Visita nuestra sección Ideas para decorar.

Fecha publicada: abril 24, 2018